Las reuniones con representantes de transnacionales del sector energético marcaron el día de ayer la agenda del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

En estas reuniones, se enfocaron en revisar el plan de reactivación de las refinerías y la construcción de una más. El presidente electo recibió en su casa de transición a comisionados de la firma estadounidense Bechtel, especializada en infraestructura energética.

En el encuentro presidido por López Obrador, acudieron los futuros secretarios de Energía, Rocío Nahle, y de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, así como el gobernador electo de Tabasco, Adán Augusto López.

La secretaria de Energía Roció Nahle aclaró que los representantes empresariales ofrecieron propuestas, pero no se les adelantó ninguna información respecto a licitaciones.

Del mismo modo comentó que se entrevistaron con integrantes de una empresa de Estados Unidos para escuchar sus propuestas de infraestructura, tecnología y licencias de construcción, y sostuvo que recibirán a diferentes empresas con experiencia en el mundo.

Por otro lado, Nahle precisó que aún se trabaja en las bases de la licitación, sin embargo, cuando se trata de un proyecto de esa magnitud, todas las empresas quieren saber qué tipo de refinería se construirá, a fin de tener conocimiento de lo más elemental.

Al respecto, Octavio Romero, el próximo titular de Petróleos Mexicanos (Pemex), detalló que en la reunión con el presidente electo asistieron representantes de una empresa de Estados Unidos con experiencia en construcción de refinerías en otras partes del mundo.

“Esa experiencia nos interesa conocerla a nosotros. Para el trabajo de las bases de licitación que tenemos que hacer, necesitamos mucha información”, Octavio Romero.

Asimismo, afirmó que cuando se tenga lista esa licitación “se va a invitar a todas las [empresas] que tengan experiencia en refinación, ya que a todo mundo le interesa participar en un gran proyecto que se va a llevar a cabo”.

Por su parte, el gobernador electo de Tabasco, Adán Augusto López, coincidió en que existe un “interés mundial. Es un proyecto de los más importantes a nivel mundial. Los tabasqueños estamos haciendo todo para generar las condiciones de que se inicie el próximo año con los trabajos de la refinería”.

La entidad resultará beneficiada con la inversión en infraestructura, en la red carretera y en la capacidad de potabilidad de agua. “Vamos a tener ahí una derrama de 150 mil millones de pesos en los próximos tres años, con todo lo que la construcción de un proyecto como estos puede generar”, resaltó el mandatario estatal electo.

Teniendo en cuenta que Tabasco es la entidad donde hay la mayor cantidad de mano de obra disponible capacitada que se dejó de emplear, entonces “se podrían generar entre ocho y 10 mil empleos directos durante tres años, ya cuando la refinería entre en función, pues serán más o menos cinco mil”, expuso.

El futuro titular de la SCT, Jiménez Espriú, rechazó que las obras relacionadas con refinación vayan a contar con inversión privada.

Ahora bien, desde su campaña, López Obrador ha insistido en que buscará una disminución en el precio de las gasolinas, a partir de reducción de importaciones y la generación de las condiciones propicias para que el combustible se produzca en el país.

Más tarde, después de dicha reunión, el presidente electo recibió a directivos de ICA en un encuentro que también versó sobre la construcción de la nueva refinería, según Jiménez Espriú.

Los directivos de esa empresa se abstuvieron de comentar sobre el contenido de la reunión.

Sin embargo, se cuestionó al futuro titular de la SCT con el fin de averiguar si seguiría el favoritismo a empresas como ICA, una de las constructoras más grandes de México, históricamente favorecida con contratos de infraestructura.

A dicho cuestionamiento, el futuro secretario respondió que las empresas que asistieron a la reunión del día de ayer “son las que saben hacer refinerías”. Y anunció que Bechtel e ICA están notoriamente interesadas en la obra que López Obrador proyecta construir en Tabasco.

Al ser interrogado acerca de las observaciones que ha tenido ICA por la Auditoría Superior de la Federación, el colaborador de López Obrador se mostró incómodo con los cuestionamientos respecto a Odebrecht, y dijo desconocer si ICA tenía relación. Se limitó a señalar que ese “es problema de ellos, nosotros seremos muy vigilantes”.

Tags: 
AMLO REFINERIAS OPCIONES EMPLEOS